Generador aleatorio de sinopsis de películas de Harry Potter

Harry Potter y la Bicicleta Viscosa

Ya es primavera en la escuela de magia Halfwitts. Todo sigue igual que el año anterior salvo por la entrada en la escuela de la profesora Tresgrosses Cantaloupes para investigar el robo del Látigo de Domm-inn-atriks, un arma mágica con poder para anular a las mentes inferiores, lo que es recibido con alarma por los alumnos. No hay noticias del eterno villano Bordemor, el innombrable, al que todos nombran sin parar.

Mientras estaban ensayando el hechizo In Sopor Table (hace que el enemigo caiga dormido sobre la mesa), la imprevisible Hulkya Byrnessen cuenta a Harry Potter la existencia de la Bicicleta Viscosa porque lo ha leído en los posos del té cerca de las Escaleras Mareantes. Mientras, las mujeres lobo que viven en la Caverna del Renegado culminan su plan diabólico para hacerse con la Bicicleta Viscosa con oscuros fines. Al mismo tiempo, en Halfwitts se celebra el concurso de la Fiesta de las Cervezas y gana el risueño alumno Rofl Mao. Explorando, Harry Potter detecta una señal de poder que procede del Pantano Totalmente Prohibido y flotando en un charco descubre el Látigo, el arma legendaria. Harry Potter lo toma y al hacerlo se siente empujado hacia la Caverna del Renegado. Harry Potter monta en su escoba y se dirige hacia la Caverna del Renegado, origen del mal, empuñando el Látigo con rabia.

Los acontecimientos se precipitan. En la Caverna del Renegado localiza a Bordemor riendo como un poseso. La horrible Suegra Cadáver, la alumna nigromante Lipstix y el súper-guerrero legendario Nuck Chorris aparecen debajo de un catafalco polvoriento y crean un escudo de fuerza que protege a Bordemor; Harry Potter enarbola su varita, pero al llevar dos armas al tiempo se hace un lío y se dispara un rayo mágico en un pie. Entonces Harry Potter escucha una voz interior que procede del Látigo; la voz le susurra "El secreto del ataque definitivo es...", pero la Suegra Cadáver reacciona a tiempo y desarma a nuestro héroe de una pedrada. Bordemor se muerde una uña y Harry Potter aprovecha para lanzarle el hechizo Los Tres Improperios Soeces (no mata pero deprime), aunque a quien alcanza es a la Suegra Cadáver, que se cabrea bastante. En el último instante, se escucha un temblor bajo los pies de Bordemor; de las profundidades surge la Bicicleta Viscosa, dispuesta a defender el Bien, y le golpea hasta que huye, librando a Harry Potter de la lucha y salvándolo otra vez. Finalmente, todos lanzan al aire sus sombreros para celebrar que Harry Potter ha sido salvado de nuevo y éste comprende que la cicatriz de su frente (que se hizo al caer del árbol desde donde espiaba a la adorable Genoveve Lafleur) tiene un poquito que ver con el trato de favor recibido.